Coaching Ejecutivo

Desarrollado dentro de una organización, habitualmente se pactan con la empresa los objetivos del proceso de Coaching para cada de una de las personas implicadas. Estos objetivos se alinean con los que la empresa quiere desarrollar o potenciar, siendo esta declaración transparente para las partes implicadas.

El proceso tiene un principio y un fin: unas 6-12 sesiones con una duración de entre una hora  y una hora y media, al final de las cuales evaluamos con el coachee y el espónsor (la persona habitualmente de la Dirección que avala y sostiene el proceso) los resultados.


Coaching es acción y resultados: acción traducida en cambios de conductas, de actitudes, de observador, y resultados extraordinarios, unidos no sólo a las cifras sino a las relaciones y al compromiso.

​​¿Cuándo es adecuado utilizar a un Coach ejecutivo?

  • 1. Dificultades en las comunicaciones y relaciones interpersonales.
  • 2. Para mejorar el liderazgo de los equipos.
  • 3. Dificultades para alcanzar los objetivos del negocio.
  • 4. Estancamiento personal o profesional.
  • 5. Preparar a personas clave con alto potencial para futuras posiciones.
  • 6. Afianzar el compromiso de la empresa en el desarrollo profesional de sus trabajadores.
  • 7. Desarrollar un nuevo estilo de gestión.