Admitir la ignorancia es el primer paso en nuestro desarrollo. Cuando decimos “no sé”, podemos empezar a aprender, y aprender es a-prender, soltar lo prendido. Es decir, abandonar ciertos valores, creencias o hábitos que nos fueron útiles pero que ya no nos sirven, y reemplazarlos por otros más eficientes y coherentes con nuestra realidad presente.

 

Uno no cambia a menos que no necesite cambiar, pero cuando tomamos esa decisión hay herramientas y métodos como los que en INN ROCHA ofrecemos que nos permiten in- corporar, es decir, poner en el cuerpo de nuestra organización nuevas maneras de hacer, nuevas formas de relacionarnos y de coordinarnos.