Inteligencia Emocional

Durante todo el siglo XX la medida de la inteligencia se obtenía mediante baterías de tests que vaticinaban el éxito en los estudios y, a partir de ahí, incluso pronosticaban el éxito en la vida laboral y personal. Hoy en día sabemos que esta correlación (inteligencia-éxito) no siempre se cumple.

En los últimos años con los avances de la microbiología tenemos un mayor conocimiento del mapa del cerebro y sabemos que disponemos de dos tipos de mentes: una racional (que nos permite reflexionar, analizar, sintetizar…) y una emocional (más instintiva, intuitiva y creativa).

Fue Goleman el primer autor que hizo popular el término “inteligencia emocional”: la capacidad de motivarnos a nosotros mismos, de perseverar en el empeño a pesar de las posibles frustraciones, de controlar los impulsos, de diferir las gratificaciones, de regular nuestros estados de ánimo y de empatizar y confiar en los demás.

Este curso ofrece la teoría y bases de la inteligencia emocional y  fundamentalmente extrae y desarrolla competencias emocionales, es decir, capacidades básicas de la inteligencia emocional que potencian el modo en que nos relacionamos con nosotros mismos y con los demás, y que dan lugar a un desempeño sobresaliente de nuestras vidas.