Reuniones Efectivas

En los niveles de responsabilidad y decisión, el 75% del tiempo se emplea en acciones relacionadas en uno u otro sentido con la comunicación. En este sentido, las reuniones son un medio necesario para la coordinación de funciones y para tomar decisiones que requieran el concurso de diferentes miembros de la organización.

Existe un enorme escepticismo sobre la utilidad de las reuniones. Se habla de reunionitis, tendencia a organizar encuentros laborales sin objetivos ni contenidos de importancia, lo que acaba generando un rechazo visceral hacia ellas.

Una reunión infectiva tiene un coste directo (económico) e indirecto (relacional), y no es sino el reflejo de nuestro compromiso con la organización, el lugar donde se trasladan las descoordinaciones y las relaciones deterioradas, el espacio donde las conversaciones pendientes lastran el resultado final.

Teniendo en cuenta que la actividad creativa y pensante de los grupos es superior a la individual, es necesario dominar técnicas para conseguir que las reuniones tengan resultados fructíferos, que nos sirvan para construir.