CASO 1

“ME SIENTO ESTANCADO PROFESIONALMENTE, NO ME GUSTA NI EL TRABAJO NI LOS COMPAÑEROS, ADEMAS NO TENGO POSIBILIDADES DE PROMOCION Y…”

 

Sin duda, el trabajo nos proporciona una rentabilidad económica y psicológica. Nos permite vivir y nos otorga identidad y autoestima. Por estas razones, ¿qué puedo hacer cuando mi ocupación profesional no me nutre y la vivo como un sacrificio diario?

 

La ayuda de un  proceso de coaching puede ser parte de la solución: alguien entrenado en cambiar la mirada y el punto de vista que tengo sobre mí mismo como profesional, alguien que me acompañe en el camino para salir de mi zona de confort para alinear mis objetivos profesionales y valores, alguien que me asista en pasar a la acción para ganar en empleabilidad y generar una nueva realidad  profesional.

 

Como dijo Eisenhower: “nueve de cada diez oportunidades que me ha dado la vida las he provocado yo”.